Ya son más de 8 millones los profesionales que utilizan LinkedIn en España. Destacar en la red profesional cada vez se está haciendo más difícil, por eso evitar cometer errores en nuestro perfil de trabajo en LinkedIn es esencial.

Lo que LinkedIn tiene de útil, lo tiene de complejo. No es la típica red social que consigues dominar a los dos días. Esta requiere tiempo, atención, ¡y mucho mimo! Aunque no sea muy intuitivo, el perfil de trabajo en LinkedIn puede aportarnos muchos beneficios a largo plazo si lo cuidamos debidamente. Eso sí, hay que saber cómo hacerlo para no caer en errores muy comunes. De modo que, si eres de los que ha rellenado el perfil de LinkedIn deprisa y corriendo, te sugerimos unas cuantas meteduras de pata que puedes haber cometido para que las corrijas y le des una imagen completamente nueva. ¡Empezamos!

1. La foto de perfil tiene que ser profesional

El primer error que solemos encontrarnos se encuentra, precisamente, en el primer elemento que vemos en un perfil de trabajo en LinkedIn: la foto. Hemos visto de todo: fotografías de perfil mirando al horizonte, con un grupo de amigos, de baja calidad, poco profesionales… ¡Y así empezamos mal! Lo ideal es escoger una foto profesional en la que salgas sólo tú, en buena calidad y, por supuesto, ¡mirando a cámara!

2. Cuida el titular y extracto

Por supuesto, todo esto incluye elementos como el titular profesional y el extracto. No dejes que LinkedIn te defina como el último cargo que has ocupado, ¡eres mucho más que eso! Y utiliza el extracto para hablar de lo que eres y lo que haces, no de lo que ya has hecho; para eso está la trayectoria profesional. También debes publicar contenidos regularmente, pero que aporten algo a tus contactos, y con elementos visuales; no te limites a escribir sin incluir ningún tipo de imagen o vídeo, o te quedará un perfil de trabajo muy poco vistoso.

Ponte en la piel de un potencial cliente y observa tu perfil de trabajo: ¿le estás diciendo lo que eres realmente? ¿Le ayudas a solucionar un problema? ¿Le aportas algún beneficio? ¿Puedes serle útil? Y si la respuesta a todo esto es que sí, ¿lo expresas claramente en tu perfil de trabajo? Y si la respuesta sigue siendo que sí, ¿has facilitado enlaces de contacto y números de teléfono? ¡Porque de nada sirve serle útil a un potencial cliente si no te puede contactar!

Recuerda que LinkedIn es un escaparate en el que te vendes a ti mismo como profesional. Por eso  tienes que sacar a relucir lo mejor de ti mismo para que quieran escogerte a ti por encima de los demás. Y cuando todos estos cambios estén hechos en tu perfil, ¡cuidado con notificarlos! Las notificaciones de cambios en el perfil de trabajo son muy frecuentes y también indeseadas. Lo mejor es que las desactives para que tus contactos no acaben bloqueándote. ¡Lo agradecerás!

3. Tu perfil de trabajo en LinkedIn no es tu CV

El siguiente error frecuente en un perfil de trabajo en LinkedIn es utilizarlo como una especie de CV virtual, en el que copias y pegas directamente lo que pones en tu currículum. Y eso no te va a diferenciar entre más de 8 millones de personas, ¿no crees? Tu perfil de LinkedIn tiene todo lo necesario para que sea llamativo y dinámico, así que no lo conviertas en un aburrido CV online. ¡Diferénciate y atrévete a ser distinto! Así podrás ofrecer un perfil diferente al de la mayoría de profesionales, llamar más la atención, ¡y serás contactado más fácilmente!

4. Errores de uso en LinkedIn

El perfil de LinkedIn es muy importante para ofrecer una buena imagen de ti mismo, pero LinkedIn no termina ahí. Aparte de transformar y actualizar tu perfil, también tienes que saber cómo utilizar la red, y aquí es precisamente donde más errores se pueden cometer, y más nos pueden costar.

El hecho de tener un perfil de trabajo en LinkedIn (y de haberlo convertido en un perfil de eminencia) no implica ser activo en LinkedIn y hacerlo bien. LinkedIn es una red que se basa en la retroalimentación, y no conseguiremos nada si nos limitamos a encerrarnos en nuestro propio perfil y esperar a que nos lluevan las ofertas sin aportar nada a la comunidad.

5. Cuida la red de contactos

Lo más importante en LinkedIn son los contactos que tengas. Esta red te da la oportunidad de contactar con profesionales con los que, de otra forma, te sería imposible conectar. Expertos en el sector, profesionales influyentes, potenciales clientes… Tener una red de contactos de calidad en LinkedIn es fundamental para un perfil de trabajo. Más aún lo es saber cómo interactuar con dicha red de contactos. Invita a las personas que conoces a conectar. Y ten cuidado con las invitaciones, porque tienes un máximo de 3000. Además, ten en cuenta las recomendaciones de LinkedIn y los contactos a los que aceptas. Hay que ser un poco selectivo. ¡No es plan de ir aceptando a lo loco! Acepta las invitaciones que recibas con cabeza para mantener la calidad en tu red de contactos.

6. Aprovecha los grupos

Además, es conveniente conectar con grupos de afinidad que pueden representar una oportunidad de negocio única. Son importantes contactos de valor: personas que están donde trabajas o donde vives, antiguos o recientes colegas de trabajo, “influencers” en el sector, excompañeros de clase o personas miembros de comunidades afines.

Y hablando de grupos, ¡no olvides los grupos de LinkedIn! En esta red hay una notable cantidad de grupos que te pueden proporcionar muchas ventajas. Lo bueno de los grupos de LinkedIn es que están llenos de contactos de primer o segundo nivel. A esa gente siempre se les puede enviar un mensaje o una invitación a conectar.

7. Búsquedas

Por último, otra gran forma de encontrar contactos de valor es la búsqueda avanzada,. Ésta te permite filtrar a los usuarios por zona, cargo, empresa, sector,… Una vez que encuentres los resultados que buscas, comprueba que son usuarios que pueden aportarte calidad en tu red de contactos, ¡e invita a conectar! Y siempre que lo hagas, personaliza el mensaje para que sea más profesional y nos ayude a cumplir nuestros objetivos. A ti tampoco te gustaría recibir un mensaje genérico que sabes que no se han molestado en escribir ¿verdad?

Sigue estos pasos y verás lo rápido que evitas todos estos errores en tu perfil de trabajo en LinkedIn. Así, conseguirás tener un perfil completamente profesional y será un gusto conectar contigo. Pero no olvides configurar bien tu privacidad y tus notificaciones para no resultar molesto. De lo contrario, todo esto no servirá de nada. Pero para que no dejes nada en el tintero, te dejamos esta infografía en la que resumimos todos estos errores. Ya sabes, ¡la práctica hace al maestro!

7 errores de un perfil de trabajo en LinkedIn

 

Camino de Pablos

Author: Camino de Pablos

Licenciada en Publicidad y especializada en posicionar perfiles de LinkedIn mediante acciones SEO. Entusiasta de Internet, me encanta todo lo que tenga que ver con el mundo online. Siempre con un libro en las manos. Puedes seguirme en @Caminodp

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación, así como para ofrecer publicidad o contenidos de interés. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR
X