Si crees que tener un perfil y utilizar LinkedIn correctamente es lo mismo…estás equivocado. Sigue nuestros consejos, aprovecha el potencial que te ofrece la red social de éxito y verás cómo consigues grandes beneficios.

De sobra es sabido que LinkedIn es una red profesional destinada a profesionales. Al contrario de lo que puedan pensar muchos amateurs que cuentan con un perfil de de esta red social, utilizar LinkedIn no es tan fácil como muchos piensan. Y menos con los continuos cambios que están introduciendo. No. Claramente, ni sencillez ni facilidad son las palabras que definen el uso de la red profesional del momento.

No te confundas, estar no es lo mismo que saber utilizar LinkedIn

Aunque muchos hemos conseguido utilizar LinkedIn con soltura aún nos descolocamos ante algunas de sus novedades. Incluso más de una vez la sensación de no llegar a conocerla en su totalidad nos invade. Así que te aconsejo que no caigas en el error de considerar que, por tener un perfil de LinkedIn ya eres todo un experto en su manejo.

Pese a esta evidencia, cada vez es más frecuente encontrarse con usuarios que están convencidos que tener un perfil de LinkedIn equivale a un manejo experto de esta red. Otro error característico de los internautas novatos en LinkedIn es creer que por tener un perfil las ofertas de trabajo o potenciales clientes van a empezar a caer del cielo. Tampoco es así. Ojalá. Utilizar LinkedIn de forma que la aproveches al máximo exige más esfuerzo, tiempo y paciencia que otras redes.

Las cifras hablan por sí solas

Y así lo avalan las cifras: En 2016 LinkedIn cuenta con más de 441 millones de usuarios a nivel mundial. Sólo en nuestro país, esta cifra alcanza los ocho millones y se espera que a finales de año ascienda a los diez millones. ¿Te imaginas? Ocho millones de personas tienen un perfil registrado en la red…

No obstante, no significa que todos ellos sepan utilizar LinkedIn, claro está. Esta afirmación también se contrasta con los datos ofrecidos a finales de 2015. En ellos se estima que apenas el 25% de la totalidad de usuarios con perfil de LinkedIn eran activos en la red. Si extrapolamos este porcentaje al ámbito español el resultado sería muy diferente. De los ocho millones de personas con perfil en la red en nuestro país apenas dos de ellos se mueven con soltura en la red.

¿Conclusión? Hay muchísimo que hacer por delante.

En primer lugar, has de mentalizarte de que, como todo, si quieres obtener los resultados que buscas has de ganártelo. Puede que tengas un buen perfil de LinkedIn, ya sea como profesional o como empresa en busca de trabajadores. Sin embargo, esto es tan sólo una parte. Queda mucho más. Porque para conseguir potenciales clientes, un empleo que se adapte a tus necesidades o un candidato con las cualidades que buscas has de dedicar mucho tiempo. Y esfuerzo. ¡Y ojo! Diariamente. Pero no te preocupes, aquí te mostramos unos sencillos pasos y algunos consejos para que utilizar LinkedIn no sea tu pesadilla.

Vamos por partes:

Como primer paso has de tener claro cuáles son tus objetivos. Es decir, ¿por qué y para qué utilizar LinkedIn? Ésa es la cuestión que debe ser tu ruta a seguir cuando elabores tu perfil, decidas incluirte en determinados grupos o elijas con quién conectar.

En cuanto al perfil de LinkedIn, si quieres destacar entre los miles (porque hay cientos de miles, ya sabes las cifras) que pululan por la red, atento. La diferenciación es el equivalente al éxito. Así que no olvides campos tan importantes, y habitualmente descuidados, como son el extracto o el titular profesional. Y por supuesto, una buena foto. Cuidado en este punto. Una foto con la familia en la playa de vacaciones puede ser válida para redes como Facebook. Sin embargo, boicotearás tu propio perfil de LinkedIn si decides utilizarla en esta red. ¿Agobiado? No te preocupes, la ayuda de un profesional te guiará para que logres el perfil más adecuado a tus necesidades.

Y ahora…

Una vez que ya hayas superado esta primera fase vamos a por la segunda. La actividad. Utilizar LinkedIn correctamente no implica pasarse cuatro horas diarias delante del ordenador. Sin embargo, sí que te recomiendo que visites tu perfil como tarea en tu rutina cotidiana. En todo caso se trata de estar al día ante las nuevas ofertas y novedades. Con dedicarle 15 minutos diariamente podrás ver las nuevas publicaciones, actualizarte, conseguir nuevos contactos o compartir contenido que te resulte interesante y pertinente. Atento a esto último. Como ya indicamos al principio de este post, LinkedIn es una red profesional para profesionales. No es una red social para compartir las últimas fiestas de tu pueblo o la cena romántica del fin de semana pasad. Todo contenido que no esté relacionado con tu actividad profesional debe quedar descartado.

Para que estos quince minutos sean productivos, te sugiero una serie de acciones que debes realizar diariamente:

1. Revisa las interacciones

En la esquina superior derecha verás tres iconos: un sobre, una bandera y una silueta. Sólo con esta simbología ya puedes descifrar el significado de cada uno de ellos. Efectivamente, el sobre es el buzón, desde donde envías y recibes mensajes. Te aconsejo que contestes cuando te escriban. Un simple gracias se puede traducir en una potencial oportunidad laboral.

La bandera, por su parte, indica las interacciones que tu perfil de LinkedIn ha tenido en la red. Te muestra la validación de aptitudes, algún comentario en algún grupo al que pertenezcas… De igual forma te recomiendo que cuando te validen lo agradezcas.

Asimismo, la silueta se refiere a las invitaciones a conectar. Ten en cuenta que cuantos más contactos de primer grado acumules, más oportunidades tendrás de conectar con nuevos usuarios.

2. Actualiza

Aclaro. Cuando aconsejo actualizar no me refiero a que cada semana añadas un nuevo puesto de trabajo. Actualizar tu perfil de LinkedIn también se refiere a compartir algún post, comentar algo de tus contactos, iniciar un debate…

3. Busca nuevos contactos semanalmente

No esperes quedarte sentado y que la gente venga a ti. Busca a los potenciales clientes o trabajadores que te interesan e intenta conectar con ellos. Recuerda que tu máximo de invitaciones es de tres mil, así que fíjate bien en el perfil de LinkedIn de cada uno y ve a por ellos.

4. Revisa periódicamente quién ha visto tu perfil.

Ello te dará una idea de qué sector está interesado en tu perfil de LinkedIn. Ten en cuenta que la versión gratuita de la plataforma sólo te permite visualizar las últimas cinco personas que han visitado tu perfil, mientras que la Premium te da la posibilidad de ver quién lo ha visto en los últimos 90 días.

Ahora ya seguramente me darás la razón al afirmar que tener un perfil y utilizar LinkedIn correctamente no es lo mismo ¿Qué dices? ¿Te atreves a mejorar tu perfil de LinkedIn con los consejos que te he dado?

Si te surgen dudas no te preocupes, tenemos ebooks gratis que te servirán como guía para que no te estanques. No desaproveches las oportunidades de esta red profesional y lánzate a por ella. ¡Ya nos contarás!

 

Ángeles Carsi

Author: Ángeles Carsi

CEO en websa100 y Triunfa con LinkedIn. Escritora ocasional aunque cada vez le tomo más el gusto a esto de escribir. Me he especializado en LinkedIn y llevo más de 6 años dedicando muchas horas diarias a esta red ¡y quiero compartir contigo todos mis conocimientos!

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación, así como para ofrecer publicidad o contenidos de interés. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies
X