Seguro que tienes en LinkedIn más de uno y de dos contactos profesionales algo molestos entre tu red y ¡no sabes qué hacer con ellos! No desesperes, vengo a darte algunas alternativas.

Siempre digo lo mismo, LinkedIn es como la vida real. Y, como no podía ser de otra forma, también hay contactos profesionales algo molestos. Suele tratarse de usuarios que no saben emplear LinkedIn correctamente y lo usan para otros objetivos, lo cual, como es normal, termina irritándonos.

Como no quiero, por nada del mundo, que le cojas tirria a LinkedIn por culpa de estos usuarios, hoy vengo a hablarte de qué puedes hacer con esos contactos profesionales algo molestos que tienes en tu red de LinkedIn. ¡No pierdas detalle!

#1. ¿De dónde vienen los contactos profesionales molestos?

Estos contactos profesionales están en tu red porque tú les has invitado o bien porque tú has aceptado su invitación a conectar. Así que, en primer lugar, debes tener claro que si están ahí es porque tú lo has permitido.

Cuando nos abrimos un perfil en LinkedIn, surge la necesidad/obsesión de crear rápido una red de contactos. Olvidándonos, por cierto, de que lo importante es el valor de nuestra red de contactos, y no su tamaño. Esto hace que mandemos invitaciones a conectar al tuntún (muchas veces ¡sin personalizar!) o que aceptemos invitaciones sin criterio alguno.

Y luego, llega el día en que te das cuenta de que ese contacto es una auténtica pesadilla. ¿Qué hacer entonces? ¿Es demasiado tarde? Para nada, ¡que no cunda el pánico!

A continuación, vamos a ver los distintos tipos de contactos profesionales molestos que pueden surgir en tu red y cómo “acabar” con ellos.

#2. Contactos profesionales que comparten contenido irrelevante.

Son aquellos que emplean su perfil de LinkedIn para publicar contenido sin sentido, o al menos, sin ningún sentido dentro de esta red PROFESIONAL. Hablo de contenido como frases inspiradoras y refranes que motivan mucho sí, pero no por ello es contenido idóneo para esta red. También los hay que comparten cadenas o juegos convirtiendo tu feed en un tablón de Facebook… ¡qué horror!

¿Qué hacer con estos contactos profesionales?

En este caso, tienes dos opciones:

  • Ocultar una publicación. Te lo recomiendo para aquellos casos en los que un contenido te resulte patético e incluso te dé vergüenza ajena, pero estés dispuesto a darle una segunda oportunidad a ese contacto. Ocultas esa publicación, pero no las futuras publicaciones de ese contacto.
  • Dejar de seguir al contacto en cuestión. Es un nivel de molestia superior. A parte de ahora, ya no verás NINUNGA de sus publicaciones futuras. Se acabó. No te líes: seguís siendo contactos en LinkedIn, lo único que ya no ves (ni sufres) sus publicaciones en esta red. Además, lo bueno es que ese contacto nunca se enterará que le has hecho “unfollow”.

Para llevar a cabo cualquiera de estas dos acciones, desde tu página de inicio en LinkedIn, deberás buscar una publicación de este contacto en cuestión y, a la izquierda de su nombre, encontrarás tres “puntitos”. Pulsa sobre ellos y elige la opción que hayas decidido. ¡Listo!

formación sobre LinkedIn

Otros casos de contactos profesionales similares.

Hay otros tipos de contactos profesionales molestos dentro de esta “especie”. Te cuento:

  • Los que solo hablan de ellos, de ellos, de ellos y, después, de ellos también. Vamos, el “mí, me, conmigo”. Este tipo de usuarios todavía no se ha dado cuenta de que en LinkedIn se trata de hablar y dirigirse a nuestro público objetivo y no de auto adularnos.
  • Los que, continuamente están publicando de forma impulsiva, dando likes, recomendando, todo al tuntún, sin ningún criterio fijo. Esto, señores, también cansa, ¡y mucho!

Y si, ¿eres tú uno de estos contactos profesionales molestos?

No hay nada peor en esta vida (y en LinkedIn), que convertirse en una persona cansina. Si crees que es tu caso, ponle remedio hoy mismo gracias a este post: “Como publicar en LinkedIn para triunfar con tu marca personal”.

#3. Contactos profesionales que inundan tu bandeja de mensajes.

Los hay. Vaya si los hay. Y es que uno de los comportamientos más inoportunos y que más pueden molestar a los usuarios de LinkedIn es recibir correos comerciales no deseados. TIP EXTRA: Nunca seas abiertamente comercial en el primer contacto con un profesional.

¿Qué hacer con estos contactos profesionales?

  • Avísales. Educadamente, escríbele un mensaje comentándole que las propuestas no son de tu interés y que agradecerías no volver a recibir un mensaje de este estilo.
  • Elíminales. Si no aprende, y como quien avisa no es traidor, si vuelve a las andadas, elimínale. LinkedIn no le avisará que le has eliminado, no te preocupes.

#4. Contactos profesionales que no quieres que sepan de ti.

Puede que se trata de un ex jefe, un antiguo compañero de trabajo, lo que sea… Si tienes algún contacto LinkedIn que en su día aceptaste en tu red por x o por y, pero no quieres que sepa más de ti, tienes la opción de bloquearle. Ojo, LinkedIn te permite bloquear solo hasta 50 usuarios (que no hace falta que sean contactos de primer grado). También puedes desbloquearlos cuando quieras.

Y, ahora que ya tienes en tu mano todas las alternativas para aplicar sobre esos contactos profesionales tan molestos, ¿con cuál te quedas?

 

Ángeles Carsi

Author: Ángeles Carsi

CEO en websa100 y Triunfa con LinkedIn. Escritora ocasional aunque cada vez le tomo más el gusto a esto de escribir. Me he especializado en LinkedIn y llevo más de 6 años dedicando muchas horas diarias a esta red ¡y quiero compartir contigo todos mis conocimientos!

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación, así como para ofrecer publicidad o contenidos de interés. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies
X