¿Te has preguntado alguna vez qué es mejor en LinkedIn, si comentar o compartir? En este post te resuelvo la duda, y te doy algunos consejos que te ayudarán a sacarle todo el partido a las preferencias de LinkedIn sobre esta cuestión.

Comentar o compartir, he ahí la cuestión. No, no es que me haya puesto trascendental, ni que quiera emular a Shakespeare. Se trata solamente de despejar una de las dudas que suelen tener los usuarios de LinkedIn: ¿qué es mejor en esta red social: comentar o compartir? A continuación te resuelvo el enigma, y te doy algunos consejos que te servirán para ir en LinkedIn con el “viento a favor”, y aprovechar sus preferencias lo mejor posible. Sigue leyendo.

✱✱✱ Con nuestros ebooks LinkedIn ya no tendrá secretos para ti. ✱✱✱

ebooks LinkedIn en pdf

¿Comentar o compartir?

En LinkedIn puedes interaccionar con una publicación de tres formas: recomendándola (es decir, dando a “me gusta”), comentándola o compartiéndola.

Es evidente que, de las tres, la que menos “esfuerzo” requiere es la de recomendar. El dilema surge con las otras dos: compartir o comentar, ¿qué es mejor en LinkedIn?

La respuesta a esta pregunta la tiene el propio LinkedIn. Y, para no mantenerte más en la intriga, te la doy ahora mismo:

Para LinkedIn (al menos en la actualidad) es mejor comentar que compartir.

Y digo “en la actualidad”, porque la estrategia de esta red social no es algo inamovible, sino que hemos visto más de una vez cómo cambiaba en mayor o menor medida.

De hecho, antes comentar no tenía tanto “peso” como el que ahora tiene.

Por qué es mejor comentar

Los motivos que hay detrás de este “auge” que le da ahora LinkedIn a comentar, hay que buscarlos en lo que te decía hace un momento: la estrategia de esta red social.

Una estrategia que cada vez potencia más el que sus usuarios permanezcamos el mayor tiempo posible en ella.

De esta forma se aseguran más ingresos, a través de los anuncios. Ya que cuanto más tiempo estemos en LinkedIn más probabilidades hay de que reaccionemos “positivamente” a ellos, lo cual los convierte en más rentables; y, por consiguiente, todo ello estimula la publicidad en LinkedIn.

Si no terminas de ver claro por qué comentar (más que compartir) contenidos potencia esta estrategia, te diré que antes LinkedIn tenía como uno de sus objetivos ser el lugar donde la gente llegara para buscar noticias y contenido profesional. Así, por ejemplo, se creó e impulsó LinkedIn Pulse, la plataforma de blogging de esta red social.

Una de las consecuencias de dicha estrategia es que LinkedIn se “llenó” de enlaces y más enlaces. Enlaces que tenían un efecto no deseado para LinkedIn, ya que al hacer clic en ellos los usuarios salían de esta red social.

En la actualidad LinkedIn ha cambiado de estrategia, y ahora quiere que esta red social sea un lugar de discusión; en el que se generen buenas conversaciones, y en el que se demuestre la valía a través del debate. Asimismo, potencia las publicaciones que no contengan enlaces que saquen a los lectores de LinkedIn.

Todo ello persigue el mismo objetivo: que sus usuarios permanezcamos en esta red social el mayor tiempo posible.

✱✱✱ Somos expertos en formación en LinkedIn, tanto a empresas como particulares, en sesiones grupales o personalizadas ✱✱✱

cursos LinkedIn

Cómo publicar e interaccionar en LinkedIn poniéndote “a favor del viento”

Acabo de darte una “pistas” muy valiosas. Ya que acabo de decirte “por dónde sopla el viento en LinkedIn”, qué es lo que le gusta, y qué es lo que no.

Ahora que ya lo sabes, procura “poner las velas a tu favor” cuando publiques e interacciones en LinkedIn. ¿Cómo? Aquí tienes algunos consejos:

✓  Interacciona comentando

  • Demuestra tu compromiso y tu engagement en LinkedIn (con una persona o con una empresa), comentando sus actualizaciones en esta red social (mejor que compartiéndolas).
  • En LinkedIn, demuestra tu valía, tu experiencia y tu expertise participando en debates y comentando actualizaciones de otros usuarios (mejor que compartiéndolas).

✓  Publica actualizaciones que no contengan ningún enlace

Publica actualizaciones que no contengan enlaces. Si crees que esto puede limitarte, te diré que LinkedIn te permite hasta 1300 caracteres en cada actualización.

Por consiguiente, cada actualización puedes planteártela como si se trata de un mini artículo:

  • Puedes incluir en ella párrafos, líneas en blanco, iconos y emoticonos.
  • Redacta sus dos primeras líneas de tal manera que atraigan y enganchen a tu audiencia, y les lleve a hacer clic en “…ver más” y abrir la actualización completa.
  • Puedes añadir una imagen, un banner o una infografía. A diferencia del enlace, esto no hará que el lector abandone LinkedIn; y, sin embargo, te permite darle a la actualización un mayor atractivo, además de poder añadir información adicional o complementaria a la que hayas escrito en el texto de la actualización.
  • Elige bien el momento en el que la publicas. Las primeras horas son las que más tiene en cuenta el algoritmo de LinkedIn a la hora de decidir si continúa difundiéndola, o no. Así pues, procura que en las primeras horas tras su publicación consiga cuantas más interacciones mejor. ¿Cómo? Eligiendo días y horas en las que sepas que tu público objetivo está conectado en LinkedIn y receptivo; ese público al que sabes que le va a interesar tu publicación, y que la va a recomendar, compartir o ¡comentar!
  • Haz que la actualización sea de calidad y de interés para tu audiencia, y promueve que hagan comentarios en ella.
  • Responde a los comentarios que recibas, manteniendo activo el debate que surja en la actualización. Haz esto no sólo el mismo día en el que la publiques, sino también en días posteriores (no te importe que la “vida útil” de la actualización dure varios días, al contrario).

Algunos de estos consejos te los explico con más detalle en este vídeo:

Si es preciso cambia tus hábitos al interaccionar y publicar en LinkedIn

Como habrás podido comprobar por todo lo que te he dicho, en la actualidad LinkedIn prefiere las conversaciones al intercambio de contenido; dicho con otras palabras, prefiere el comentar al compartir.

Quizás te sorprenda, y puede incluso que hasta ahora creyeras que era más valioso en LinkedIn compartir que comentar.

Sea como sea, te animo a que te tomes esto en serio. Y, si es necesario, que modifiques tus hábitos al interaccionar. E, incluso, que modifiques tus estrategias de publicación en esta red social. Ya sabes cuál es la clave: comentar, y ser comentado.

Háblame ahora de ti: ¿Sueles comentar en LinkedIn las actualizaciones de otros usuarios? ¿Publicas actualizaciones en LinkedIn propiciando que otros usuarios te las comenten? Estaré encantada de recibir tus respuestas.

Imagen de cabecera cortesía de Depositphotos

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…